FUERA DE MADRIZ…..¿La inutilidad del honor?

Carga de la caballería francesa durante la batalla de Sedan. Artista Theodore Levigne. Artilleria, Historia Militar, Siglo Xviii, Batalla, Soldados, Grabado, Pinturas, Artistas, Imperio Francés
Carga de la caballería francesa en la batalla de Sedan

Guerra Franco – Prusiana. El 1 de septiembre de 1870 Guillermo I, rey de Prusia, contempla desde lo alto de una colina que domina la ciudad de Sedan, cerca de la frontera con Alemania, el aniquilamiento de la mitad del ejército francés.

La caballería francesa, compuesta por cazadores, dragones, coraceros y húsares, fueron cayendo irremediablemente en tres desesperadas “cargas” lanzadas bajo el fuego de los cañones prusianos. Los que pudieron observar los hechos hablan de un espectáculo grandioso, uno de los últimos combates de honor de la historia militar.

Hasta el propio Guillermo, veterano de Waterloo, exclamo con admiración al ver como caían bajo la metralla las sucesivas líneas de caballería gala: “Ah, que valientes…”.

En realidad fue una masacre. Aquello a lo que llamaban honor no significo más que una muerte inútil de miles de hombres, jóvenes en su mayoría. Si alguien salió triunfante de esa jornada fue la muerte. Pero el ser humano se empeña en adjetivizar con palabras pomposas hechos como éste, y habría que preguntarse por qué.

Históricamente los españoles tenemos una imagen de orgullosos y altivos ante los extranjeros. Nosotros mismos hemos fomentado esta idea de la supremacía de conceptos como honor y gloria frente al marcado acento práctico y oportunista de los anglosajones, por ejemplo, quienes siempre le han dado mas importancia al sentido común y al aspecto utilitarista de las cosas.

En una carta del ministro de Estado del Gobierno español, fechada el 26 de enero de 1865 – durante la guerra que España mantuvo contra una coalición de países sudamericano -, se instaba al almirante Méndez Nuñez a dar la batalla hasta que se perdiera el último barco. El marino español, al mando de la escuadra posicionada frente al puerto peruano de “El Callao”, tomó la pluma y escribió: «Más vale honra sin buques que buques sin honra»

Fuera ya de nuestras fronteras, famosa fue la Carga de la Brigada Ligera británica en la Guerra de Crimea (1854), en la que unos hombres lucharon hasta el final en el campo de batalla pese a la desastrosa labor de sus mandos. Su gesto, lleno de honor y valentía, fué recogido en un famoso poema por Lord Tennyson:

¡Adelante, Brigada Ligera!”
“¡Cargad sobre los cañones!”, dijo.
En el valle de la Muerte
cabalgaron los seiscientos.

“¡Adelante, Brigada Ligera!”
¿Algún hombre desfallecido?
No, aunque los soldados supieran
que era un desatino.
No estaban allí para replicar.
No estaban allí para razonar.
No estaban sino para vencer o morir.
En el valle de la Muerte
cabalgaron los seiscientos
.

Sin embargo, ¿cual es el sentido de todo esto? ¿Qué es realmente el honor? ¿Es aceptable admitir el sacrificio de vidas bajo este concepto?

El sentido del valor.y el honor Carga de la brigada ligera.

El honor es la cualidad moral que obliga al hombre al más estricto cumplimiento de sus deberes consigo mismo y con los demás. Como bien sabía Don Crespo, en palabras de Calderon, ” Al Rey, la hacienda y la vida / se ha de dar; pero el honor / es patrimonio del alma, / y el alma sólo es de Dios.” (El alcalde de Zalamea, Jornada I, escena XVIII, vv.)

En esta materia, como en casi todas las que afectan a la ética o la moral, resulta muy aventurado y por ello poco recomendable establecer cánones o pautas a seguir. De algún modo, todos intuímos en lo más profundo de nuestro corazón lo que en cada momento esta bien o mal, con independencia incluso de la formación y atributos que cada uno posea.

Por eso me atrevería a decir que para algunos de nosotros el honor quizás sea un valor que da sentido a una vida. El honor conlleva gloria y grandeza, y en cierto modo es ejemplarizante. No es aquello de “Mas vale morir de pie que vivir de rodillas”, pero casi.

Es cierto que una vida justa, plena y feliz es lo que debería primar, pero quién no se ha sentido alguna vez embargado ante alguna acción “heróica” cuya contemplación nos eriza los pelos de la piel y nos transporta a un mundo idílico, un lugar en el que valores como la dignidad, la valentía o la justicia acaban triunfando frente a la falsedad e hipocresía imperante en nuestra sociedad. Aquél que se mantiene incólume y con determinación ante la adversidad en la defensa de sus principios suele conquistar nuestra admiración y reconocimiento. Quizás esto sea debido a que todos tenemos escondido en lo más profundo de nuestro corazón un pequeño trozo de cielo que nos hace soñar y justifica nuestra existencia…..

Al final, y como decía Shakespeare, “Todos aman la vida, pero el hombre valiente y honrado aprecia más el honor.”.

Si es un pecado codiciar el honor, soy el alma más pecadora. – William Shakespeare

Fuentes:

https://www.abc.es/espana/abci-mendez-nunez-valparaiso-callao-201212210000_noticia.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Combate_del_Callao

https://www.larazon.es/cultura/mas-vale-honra-sin-buques-que-buques-sin-honra-KD10758983/

https://es.wikipedia.org/wiki/Honor

https://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Sed%C3%A1n

Publicado por quecocominges

Abogado miembro del turno de oficio y aficionado a la historia - la escrita con mayúsculas y también la de andar por casa o intrahistoria, que diría Unamuno-.

Un comentario en “FUERA DE MADRIZ…..¿La inutilidad del honor?

  1. Interesante crónica. Me vienen a la mente dos hechos relacionados con el honor y el valor que le damos. Una fue el fatídico honor del General Custer, que llevó a una muerte segura e innecesaria a cientos de soldados al cruzar el desfiladero de Little Big Horn. Murieron con las botas puestas.

    La otra es una conversación entre Robert Surcouf, corsario francés al servicio de Napoleón I, se encontraba debatiendo con un oficial británico de la Royal Navy sobre el papel de cada país en un conflicto armado.

    En un momento de máxima excitación durante la discusión el inglés espetó:

    «En el fondo, lo que nos distingue es que nosotros nos batimos por el honor y vosotros por el dinero…»

    «Pues sí. Cada uno lucha por lo que le hace falta» contestó el francés.”

    Esta anécdota también se le atribuye a Churchill y a De Gaulle, pero ilustra que el valor puede ser un intangible muy valioso, y también lo contrario

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: