4 de enero de 1879

– Juan Oliva: ¿me perdona Vd.?Se levantó de la silla dejando caer el libro de oraciones que en silencio leía desde largo rato antes. -Sí, te perdono -¿Y sabe Vd. quien soy y la triste misión que traigo? – Eres el verdugo, eres el alma de la ley. Volvió a sentarse, el verdugo le quitóSigue leyendo “4 de enero de 1879”