30 de noviembre de 1172

“Digo,   que viéndome labrador              y que en efeto me obligo           a toda vuesa labranza,  dicen que solo no puedo;           que aunque soy de confianza,  mientras en el campo quedo,   y un sol a otro sol alcanza…       En fin, en casa no tengo              quien della tenga cuidado,        ni de mí cuando a ellaSigue leyendo “30 de noviembre de 1172”