15 de enero de 1597

Cuando alguien se sabe enfermo, y que el fin de sus días está próximo, debe ser muy reconfortable saber que aunque tu cuerpo se pudrirá, tus obras perdurarán durante muchas generaciones. Si eres un artista, durante siglos miles o millones de personas se acercarán a tu obra, acudirán a museos a verla, comprarán tus librosSigue leyendo “15 de enero de 1597”