25 de febrero

Tal día como hoy de 1861, en la calle Maestro Victoria, en lo que había sido casa de Misericorida, asilo y hospital para los capellanes de las Descalzas Reales, se inaugura el Salón de Baile Capellenes, cosas de la desamortización. Para ello se cubrió el patio del hospital de tal forma que quedaba una pista de baile cuadrada. A su alrededor un diván corrido, con su salón ambigú en el que se servían comidas.

Abría sus puertas a las nueve de la noche, aunque la asistencia mayor se observaba tras el cierre de los teatros, y permanecía abierto hasta las 2 de la mañana, a 10 céntimos la entrada (50 según los tiempos). Allí siempre era carnaval, los asistentes cubrían su rostro con antifaces y caretas, en la calle se quedaban las consideraciones sociales de la época, dentro coincidían estudiantes, aristocráticos, modistillas y comerciantes, según avanzaba la noche su ambiente era más cargado de humo de tabaco, perfumes de todo tipo, y sudor de los danzantes. Si bien no gozaba de muy buena fama, pocos se resistían a acudir si tenían ocasión, aunque luego negaran, especialmente las señoras, haber pisado por allí.

Cantaba una habanera:

No me lleves a Paul

que me verá papá.

Llévame a Capellanes

que estoy segura

que allí no irá.

(El Paul era un local circense de la calle Barquillo)

JCDC febrero 2019

Fuentes:

Cuentos de salón…. Teodoro Guerrero y Pallarés 1864

La sangre de Caín Javier Gumiel Sanmartin abril 2017. Ed. Caligrama.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: