8 de marzo

Tal día como hoy de 1910 Alfonso XIII firma en Madriz la Real Orden por la que se disponía que las mujeres podían matricularse en la Universidad Pública en igualdad de condiciones que los varones, Orden promovida por el Ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes, Exmo. Sr. D. Álvaro Figueroa y Torres, conde de Romanones. Tal y como publica la Gaceta de Madrid en su edición del 9 de marzo de 1.910.

Os paso un texto que es la conferencia que se impartió en la Universidad de la Rioja al conmemorar el centenario de la orden (bajado de dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/3391668.pdf), son 27 páginitas que merece la pena leer.

Ya en 1812 la Pepa, de inspiración ilustrada prestaba mucha atención a la educación, el gobierno regente en Cádiz el 7 de marzo de 1814 creó la Comisión de Instrucción Pública, que considera que a la mujeres también hay que educarlas “convenga que el Estado costee algunos establecimientos en que aprendan las niñas a leer y escribir, y las labores propias de su sexo”.

En los planes de estudio de 1843 y 1845 se contemplan escuelas separadas para niñas salvo pueblos pequeños en que tengan que crearse escuelas incompletas.

En 1857 llegó la Ley Moyano mantiene la separación para la enseñanza primaria pero se cierra a las mujeres el acceso a secundaria y superior. Aún sí alguna se coló, y llegó a haber licenciadas en medicina, y una incluso tuvo la desfachatez de presentarse en Madriz para hacer el doctorado. Por lo que la R.O. 25/9/1883 autoriza la matrícula en segunda enseñanza y deja muy claro que no podrán la mujeres continuar estudios universitarios, no vaya a ser que se vuelvan a colar,.

En 1876 Giner de los Rios funda la La Institución Libre de Enseñanza, y el muy rojeras afirma que hay que educar a niñas y niños igual, que no hay razón para la separación, y tiene los huevos de afirmar que: “la coeducación como uno de los resortes fundamentales para la formación del carácter moral, así como de la pureza de costumbres, y el más poderoso para acabar con la actual inferioridad positiva de la mujer, que no empezará a desaparecer hasta que aquélla se eduque, en cuanto se refiere a lo común humano, no sólo como, sino con el hombre”

En 1892 Berta Wilhelmi , la muy loca afirma: «si la mujer pide por derecho propio el ejercicio de todas las profesiones, participar en las conquistas de la ciencia, cooperar a la solución de los problemas sociales, creemos que pide lo justo: pide la rehabilitación de media humanidad». Vamos una de esas marisabidillas que se daban entre “mujeres varoniles”, cuando todo el mundo sabe, como se afirmó en 1886 en el Congreso Médico de Brighton, que está científicamente demostrado que el trabajo intelectual disminuye la capacidad reproductora de la mujer, que es para lo que debe estar ‘pa’ parirle hijos a su hombre.

La real Orden de 11 de Junio de 1.888 (Regencia de Serrano, entre que le dieron la patada a Isabel II y Amadeo I) permitía que las mozas estudiaran, pero en escuelas privadas (hay que recordar que sólo tenían reconocimiento los títulos oficiales y las privadas no lo eran), para la universidad se abría un portillo, pero muy pequeño, no asistían a clase, por tanto no podían preguntar a profesores ni acudir a prácticas, se les permitía matricularse para acceder a los exámenes. Para poder asistir a clase previamente debían contar con el informe favorable del rector, y el trámite, como cosa de palacio, podría alargarse más de un año, y en caso de que varios profesores fiaran a su favor comprometiéndose a mantener “el orden”, se le concedía tal licencia, pero algunos rectores parece que no tenían actualizada la base de datos jurídica y no les constaba que existiera esa R.O. 11/6/1988, tenían la de 1883.

Así que a partir de 1910 las mujeres pudieron acudir a la universidad, inicialmente se tomaron ciertas precauciones a fin de evitar alteraciones del orden como que en lugar de esperar en los pasillos el inicio de las clases lo hicieran en la antesala de profesores o que en el aula ocuparan una silla cerca del profesor, pero poco a poco se fue viendo que no había necesidad, ya que como dijo Concepción Arenal en 1892 los hombres se iban civilizando: «¡Sería fuerte cosa que los señoritos respetasen a las mujeres que van a los toros, y faltaran a las que entran en las aulas!».

Y así ha pasado más de un siglo. Analizando datos de Instituto Nacional de Estadística de la Enseñanza Universitaria en España. Curso 2009-2010:

Vemos que un siglo después, hay más mujeres que hombres cursando estudios universitarios, lo que teniendo en cuenta que en 2010 la población femenina en el rango de edad de 20 a 24 años era del 49,131% (el dato lo saco de aquí http://www.ine.es/jaxi/Tabla.htm?path=/t20/e245/p08/l0/&file=02002.px) Quiere decir que la chicas estudian más que los chicos. Me llama la atención que en el nivel de doctorado, el nivel más alto, aún siendo más las mujeres, el porcentaje es algo menor.

Es decir, una ley de hace un siglo alcanza su eficacia hoy en día.

Hay otros muchos campos en los que la igualdad no es aún una realidad, puede que hacer leyes de obligado cumplimiento sea una solución o puede que sea suficiente con la concienciación, en el caso de la educación universitaria y en 1910 fue una ley que anulaba la discriminación. En cuanto a la concienciación, para hoy alguien había propuesto en un instituto una dinámica de concienciación, dejar salir a las chicas 5 minutos antes al recreo, no sé si es la mejor forma de concienciar sobre la discriminación femenina, como no sé si encerrarte en la reproducción del hueco en que tuvieron a Ortega Lara es la mejor forma de concienciar sobre el terrorismo. Yo particularmente he deambulado por casa por la noche sin luces para entender lo que sentía mi madre (para hacerlo por la calle cerrando los ojos no hay huevos), así que la idea quizá no era tan descabellada como se ha presentado en algún medio, cada uno que piense lo que quiera al respecto, pero hoy sí me mojo, hay que avanzar en igualdad, con educación, concienciación y leyes. Quien diga que soy una feminazi, se retrata él solo.

Me permito adjuntaros un gráfico que me he currado con los datos del INE, y la hoja de cálculo de la que sale, así como el documento de la Universidad de la Rioja que he comentado y en el que me he basado, y por supuesto la Gaceta de Madrid en que se publica la Real Orden.

JMDC marzo 2019

Sobre la noticia que afirmaba que una directora castigaba sin recreo a los varones:

No nos olvidemos de que nuestra querida Biblioteca Nacional nos invita a conocer a escritoras:

http://www.bne.es/es/AreaPrensa/noticias2019/0307-muchas-mujeres-por-descubrir-en-colecciones-BNE.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: