11 de diciembre


Enrique IV de Castilla, llamado “El Impotente”, hermano y antecesor de Isabel la Católica.
De Desconocido – Cropped from File:ENRIQUEIV.jpeg, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=73630824

Vimos que Enrique IV tuvo una hija. Que como algunos no querían que esa niña llegase a ser reina tuvimos una guerra civil, la cosa empezó intentando desacreditar a Enrique IV, con discurso populistas, como que se pagaban muchos impuestos, que favorecía a los musulmanes y judíos, que despreciaba a los nobles, y sobre todo, que el gobierno estaba en manos de Beltrán de la Cueva y ello era la causa de todos los males del reino. Enrique que vale, que heredero su hermano Alfonso, pero que se case con Juanita, los otros que ya veremos, pero que el Beltrán lejos y que el consejero vuelva a ser Juan Pacheco, padrino de bautizo de Juana la hija de Enrique, para tener padrinos así, mejor quedarse sin bautizar.
Al poco tiempo vuelven a apretar a Enrique intentándole imponer nuevas medidas de gobierno, en interés de los nobles, claro, que el rey no acepta, pues vale, pues cambiamos de rey, ponemos a Alfonso, que con 11 años seguro que no nos lleva la contraria, lo que se llamó la farsa de Ávila, total que ya estamos a tortas unos con otros, la nobleza dividida según conveniencias o viejas rencillas, las villas forman sus propias hermandades para mantener el orden (los soldados del rey y de los nobles andaban ocupados en la guerra) lo que supone que ganan fuerza frente a los nobles, y así nos tiramos tres años hasta que a la liga formada por el marqués de Villena (Juan Pacheco), los condes de Plasencia, Paredes y de Alba, la familia Enríquez y los arzobispos de Toledo, Sevilla y Santiago, se les muere el chaval que habían puesto de rey.
Isabel dice que pasa de ser la sucesora de su hermano Alfonso, pero exige serlo de Enrique, y eso nos lleva al pacto de los toros de Guisando, Juana, la mal llamada Beltraneja, queda fuera de la sucesión, su madre Juana de Portugal ha de divorciarse de Enrique IV, pues se pone en duda la legalidad del matrimonio, Enrique tan solo se queda la potestad de elegirle marido a su hermana Isabel, nueva compostura, que se case con Alfonso V de Portugal, pero Fernando de Aragón es más guapo y se casa con él en secreto, cuando Enrique se entera dice que el acuerdo de Guisando es papel mojado y que la heredera es otra vez Juana. Dicen que a rio revuelto, ganancia de pescadores, y el que está dispuesto a pescar e Juan Pacheco. Al menda este le hemos nombrado ya tres veces, ¿quién es ese bicho?
María Pacheco venía de la nobleza portuguesa, una de las capitulaciones matrimoniales con Alfonso Téllez, era que el primogénito que tuvieran llevara el apellido Pacheco, el resto de hermanos se apellidarían Téllez-Girón. El hecho de que sus ancestros hubieran apoyado a Juan I (el que estrenó caballo en Alcalá de Henares), como pretendiente del trono de Portugal hizo que la familia fuera bien vista en la corte de Enrique III y ya con Juan II, Juan Pacheco es miembro del Consejo Real y mayordomo mayor del príncipe, el que sería Enrique IV, así los hermanos, Juan Pacheco y Pedro Girón serían sus consejeros hasta que Enrique comienza a confiar más en Beltrán de la Cueva, lo que causa los celos profesionales de Juan Pacheco al que le había ido muy bien hasta entonces acumulando títulos y tierras (villas de Medellín, Villanueva de Barcarrota, Salvatierra, Salvaleón, Lerma, Jumilla, marquesado de Villena, señoríos de Alarcón y de Almansa), lo que Álvaro de Luna era a Juan II, Pacheco era a Enrique IV, y aunque seguía aumentando en cargos y privilegios, que lo hiciera también Beltrán le jodía bastante, así que se puso del lado de los hermanastros de Enrique, y montó lo de nombrar rey a Alfonso, que le concede (se concede a sí mismo ya que el niño haría lo que él dijera) ser maestre de la orden de Calatrava, cuando fallece Alfonso, se vuelve con su siempre muy querido Enrique que ya pasa del Beltrán, hombre conciliador (alguna veces y según lo que se pueda ganar) participa en las reuniones de reconciliación (la gente de Isabel temían el excesivo poder de Pacheco y fuerzan esos encuentros) entre Enrique e Isabel y Fernando en Segovia, estamos a finales del 1873, y en enero Enrique enferma (los mal pensados siempre con esos argumentos de los envenenamientos) y se vuelve a Madriz, al cuidado, se podría decir que bajo custodia, de Juan Pacheco, éste dobla en octubre, y tal día como hoy de 1474 Enrique IV.
E luego el rey vino para la villa de Madrid, é dende á quince días gele agravió la dolencia que tenía é murió allí en el alcázar á onze dias del mes de Deciembre deste año de mil é quatrocientos é setenta é quatro años, a las once horas de la noche: murió de edad de cinqüenta años, era home de buena complexion, no bebía vino; pero era doliente de la hijada é de piedra; y esta dolencia le fatigaba mucho a menudo.”
Fernando del Pulgar, Crónica de los Señores Reyes Católicos Don Fernando y Doña Isabel de Castilla y de Aragón

JMDC 11 de diciembre de 2019.

Fuentes:
https://es.wikipedia.org/wiki/Enrique_IV_de_Castilla
https://es.wikipedia.org/wiki/Juan_Pacheco

One thought on “11 de diciembre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: